Ir arriba
Política de cookies

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando, consideraremos que estás aceptando nuestra Política de privacidad y cookies.

Aceptar Leer más
Tarifa plana en gastos de envío por sólo 5.95 €. Envíos GRATIS a partir de 50.00 €
Web Inactivo Temporalmente info@catayhome.es
MENÚ

Las historias de las cortinas de casa

18-12-2017    0 comentarios

Cortinas de baño

 

Cortina etimológicamente proviene del latín "cortina" y significa velo. Las cortinas son por lo tanto, aquellas cosas que impiden ver, sentir o escuchar otras cosas o situaciones, ocultándolas total o parcialmente.

La decoración interior como diseño del ambiente, por primera vez, se extendió en la antigua Grecia. La tradición europea de la utilización de tejidos para decoración de las habitaciones es gran medida determinada por la orientación general del estilo artístico de cada época.

Durante la época Medieval (siglo V a XV) comenzamos a vislumbrar el primer atisbo de lo que será la primera cortina, entendida como un aislante del frío, el castillo no ofrecía grandes comodidades, las ventanas, sin vidrios eran pequeñas para poderlas tapar en el invierno. A principios del siglo XIII en Europa se extiende el clasicismo, en él primaba simetría y moderación. El mobiliario, cortinas y persianas se elaboraban en distinto color pero con un único material.

 

Encontramos un elemento nuevo de la decoración, las galerías, gruesas y elaboradas en madera, sujetaban las cortinas. Con el nacimiento del siglo XIV empezaron a construirse chimeneas. Las camas estaban cubiertas por doseles con pesadas cortinas para protegerse contra el frío. En esta misma época surge el dosel ceremonial que protege el paso de los nobles, como un gran cubrecabezas para adornar y a cuyo paso inclinarse.

 

Con la llegada del Renacimiento, la cortina se convierte en adorno real. Los nobles adquieren estos tejidos en Oriente y adornan los corredores de sus palacios. Ganan popularidad los nuevos tejidos: seda, terciopelo, drapeados, etc. Así mismo estos tejidos empiezan a incluir imágenes con motivos vegetales y animales así como dibujos geométricos. El Renacimiento aporta los cimientos que el Barroco desarrollará en todo su esplendor.

 

Durante el Barroco (año 1600 a 1750 aproximadamente),  junto con el nacimiento de la escenografía y el amor por los drapeados, cuando nace el culto por el cortinaje entendido como elemento decorativo, por primera vez se presta atención a la combinación de colores de cortinas y muebles tapizados, fabricados con material del mismo color, se veían muy lujosos.

Arquitectura y cortina siempre han ido de la mano, son elementos inseparables de ahí la importancia de la arquitectura cuando hablamos de cortina, los elementos constructivos no presentan ninguna novedad en el Barroco, ya que siguen los órdenes clásicos del Renacimiento. La diferencia es que en el Barroco se contraponen elementos arquitectónicos utilizándolos con cierta libertad e individualidad, por ejemplo las ventanas comienzan a construirse más grandes, algunas llegan incluso hasta el suelo.

 

En lugar del Barroco vino Rococó (1730 y 1760 aproximadamente). Se predominan los colores pastel. Para hacer las cortinas se utilizan seda, cual está decorada con los diseños turcos o estilo chino. Aumento del tamaño de las ventanas (algunas llegaban hasta el suelo), resultó que las cortinas, persianas y estores han ocupado un lugar destacado en el diseño interior.

 

La llegada al poder de Napoleón supone un mayor impulso para el tejido, favorecido por el aumento de las riquezas y necesidades de la corte. Había que esconderse de las miradas indiscretas, y el cuchicheo no debía difundirse en los pasillos. Esta es la razón por la que aparece el tejido relleno. Los muros, puertas y las ventanas, eran adornados con suntuosísimos drapeados, guateados, pintados y enriquecidos con grecas, diseños, orlas de oro y lujosísimas pasamanerías.

 

Tenemos que destacar a los franceses en la segunda mitad del siglo XVII como los maestros del cortinaje.

 

A principios del siglo XVIII en Europa se extiende clasicismo: la simetría y la moderación. En el mobiliario, cortinas y persianas debería estar no sólo un color, pero deberían estar hechas del mismo material. Un elemento nuevo de la decoración son galerías, que atan las cortinas desde arriba.

 

A principios del siglo XIX, los diseños se volvieron muy elaborados y pesados ya que se confeccionaban con abundante tela. La tendencia de los años posteriores iría inclinándose hacia modelos más sencillos.

 

En la contemporaneidad, la cortina de baño se ha vuelto de gran utilidad y comodidad, para nuestra ducha o tina. La cortina de baño hace resaltar a una ducha, así no esté en las mejores condiciones, dándole un toque de elegancia y distinción.

 

Se pueden encontrar infinidad de modelos  y tamaños, de acuerdo a los gustos y deseos, y de acuerdo a la combinación de nuestro baño, para que éste sea de un lugar de agrado y acogedor.

Como aditamento importante que no se puede pasar de largo es el cortinero donde se colgará la cortina en la ducha. Éstos pueden ser de distintos materiales, como de madera, para darle más modernidad y elegancia al baño, o de aluminio para más sencillez. Se pueden encontrar de distintos tamaños y grosores.

 

Una de las grandes ventajas de las cortinas para baño es que se puede montar y desmontar según se desee, de modo que se puede variar y darle otro toque al baño de manera distinta, tantas veces como se quiera.

 

Dejanos un comentario

Accede a tu cuenta o registrate para comentar.

Aun no se ha realizado ningún comentario


Opiniones